Mùsica de Color

Adelaida – Madre Culebra

por Carlos Torrejón Comenta

Adelaida - Madre Culebra Caratula Click en la foto para ampliar

 

Hay discos que no te cansas de escuchar,y que te atrapan a la primera. Adelaida, facturó uno de éstos en la tremenda producción Madre Culebra. Se veía venir. Con su placa de 2014, Monolito, rayaron la cancha de manera efectiva, en base a distorsión y tremendas melodías. Para este 2015, regalarnos una obra que debiese estar entre los mejores discos que ha visto la escena nacional.

El trío proveniente de la ciudad de Valparaíso, deja alta la vara en lo que respecta a sonido y capacidad compositiva. Madre Culebra, en sus casi 30 minutos, no deja títere con cabeza. Cada uno de los 10 temas resulta una marca registrada. El grupo compuesto actualmente por Claudio Manríquez (Jurel Sónico) en voz, guitarras y sintetizador; Natalia Adelina en bajo y voces; y Gabriel Holzapfel (Lele) en batería y piano; ha venido desde el 2014 en una curva en constante ascenso compositivo y sonoro. Dentro de este torbellino de presentaciones arrolladoras y canciones catárticas, el nuevo disco es la coronación perfecta para dos años de trabajo serio e ideas clarísimas.

Así, la obra parte brutal con ‘Colgar del Suelo’, conteniendo una línea melódica inicial que recuerda a ‘Only Shallow’ de My Bloody Valentine, pero a los pocos segundos viene el trío a dejar claro que lo suyo es el rock directo, bien armado, con canciones eufórica, de esas que es imposible no cabecear. ‘Metamorfosis’, sigue con un bajo profundo, contundente, y una batería con una métrica inquietante, un tema instrumental que es el paso perfecto para la entrada de ‘Oculto’.

La artillería de Adelaida sigue descargando temas sin piedad, ‘Cerbatana’ es otro pencazo de euforia. ‘Orion’, sirve de bálsamo para introducir ‘Holograma’. ‘Adormidera’ parte impetuosa, ambos temas grabados y mezclados por uno de los próceres del grunge Jack Endino (Mudhoney, Nirvana, The Ganjas). Pero en un disco tan bien armado, Jack pasa a un segundo plano. ‘Alma en Pena’ sientes que viajas al pasado, el sonido de las guitarras recuerdan por momentos a Seattle, y en otros a los mejores acordes de Pixies; no obstante la voz pone el detalle diferenciador, pues suena placentera y con una muy buena lírica. Con ‘Inflorescencia’, nos enfrentamos a un tema oscuro que es el puente para cerrar el disco con ‘El Bosque’, tema perfecto de comienzo a fin, que ya habíamos escuchado en su anterior producción, pero aquí viene renovado con la mezcla de Aaron Bastinelli.

Es un gusto poder disfrutar de canciones en que la distorsiones, arreglos en cuerdas, voces, susurros, gritos extremos, platillos, cajas y cada efecto entra en el momento justo, impulsando aún más los temas. El disco cuenta con todo ello, nada le sobra, nada le falta. Grabado y mezclado por Bastinelli en Rubber Tracks Nueva York, y masterizado por Gonzalo ‘Chalo’ Gonzalez, Madre Culebra es un disco redondamente brutal.

Deja tu comentario