Mùsica de Color

Chicago Toys – Color

por Carlos Torrejón Comenta

chicago toys color-MUSICADECOLOR Click en la foto para ampliar

 

Cuando un disco te agarra sin saber de nombres, ni de país de origen; merece más que sólo ser escuchado. Eso pasa con “Color”, disco del actualmente trío santiaguino Chicago Toys. Formados en 2012, sus miembros fundadores provienen del lluvioso sur, para ser precisos de la ciudad de Osorno. Y este elemento no es menor en su sonido. Actualmente el grupo lo componen Nicolás Stein en guitarras y voz, Francisco Gaete a cargo del bajo, sintetizadores y looperas, para cerrar el círculo sónico con Pablo Dinamarca en batería.

Si bien es cierto, el sonido del combo nacional, puede asociarse al movimiento shoegaze del otro lado del Atlántico, de fines de los ’80 y comienzos de los ’90. Mezcla de unos vaporosos My Bloody Valentine, energéticos e imperativos Swervedriver y de unos refrescantes AC Acoustics; Chicago Toys, sabe desmarcarse, y de forma natural. Apelando a todo el background sonoro de sus integrantes, tienen la cualidad de crear composiciones sobre una base rítmica propia del Hip Hop, mezclarla con moduladores y loops, dando como resultado una identidad musical propia.

Color, es un ejemplo claro de que hace tiempo las etiquetas musicales murieron. El disco compuesto por 6 cortes, es rock, es intensidad, emoción, melancolía, felicidad, y por ahí también viene el nombre de la placa.  Y que bueno es saber que en esto no hay nada premeditado, no hay poster de tal o cual grupo en su sala de ensayo, ni ganas de ser el nuevo sonido de la temporada. Son sólo tres tipos, que disfrutan lo que hacen.

Lo primero que puedes apreciar en esta placa, es su frescura, ese ímpetu de las melodías; y lo bien lograda de las composiciones más calmas. El primer golpe viene con el tema que da título al disco. Tres minutos, de una sucesión de riff y melodías pegajosas, que recuerdan a las composiciones del “Super8” de Los Planetas. Una voz que va difuminada, pero clara, entre guitarras que juegan en un sube y baja de intensidades. ‘Folk’, le sigue, una gragea de medios tiempos en que se observa claramente la mezcla sónica del grupo, esa belleza sónica que sin necesidad de voces te deja con ganas de seguir escuchando, simple, 2:51 y Chicago Toys ya caló hondo en nuestra fibra auditiva y emocional.

‘Tiempo’, es el tercer tema, y ya queda claro que éste es uno de los discos que debe recordarse en los compilados de fin de año, dentro de la sección mejores discos. Luego en una bella composición titulada ‘Reverb’, muestran una síntesis musical, silencios, momentos de calma y otros de absoluto desborde sónico. Todo en un track instrumental de poco más de cinco minutos. ‘No Pasar’, se destaca dentro del disco, aquí el sintetizador de Gaete, logra junto al groove de Dinamarca, generar los momentos de remanso necesarios para introducir las guitarras y voz, logrando que el cambio de ritmo e intensidad resulten protagonistas del tema.

Cierra el disco ‘Jaguar’, un track que al igual que el nombre del grupo es una crítica social, a los jaguares de Latinoamérica que nos quedamos con partida de caballo inglés, a la falsa realidad en la que vivimos.

La placa fue grabada por Pablo Giadach, para ser posteriormente masterizada en New York, por Josh Bonatti, quien ha trabajado con grupazos como DIIV, Medicine y Beach Fossils. A Chicago Toys, no les interesan las grandilocuencias, su consigna apela al “menos es más”. Ser libres componiendo, y llenar el silencio de colores. Un disco para iluminar hasta el día más oscuro.

Deja tu comentario