Mùsica de Color

Círculo Polar – Atemporal

por Fernando Mujica Comenta

atemporal Click en la foto para ampliar

 

Círculo Polar es la segunda parte de una historia de esfuerzo y convicción. Es el regreso y el peldaño más alto en la discografía de la chilena Victoria Cordero. Correcto, la de La Reina Morsa, la de Slow Kiss, y a quien vimos concentrada tras sus inolvidables gafas, en una esquina de los shows de Matías Cena.

Bajo el nombre de Círculo Polar, Victoria reaparece cómodamente en su trinchera, cargada de guitarras y grandes melodías. En pocos minutos de rodaje, queda abiertamente claro que aquí hay mucho más que “dedos para piano”. Hay un aura especial que conecta, de modo placentero, sus melodías agridulces con sus historias. Textos personales que se empapan de amores e intimidad. “Me guardará la inmensidad de esta nostalgia que me lleva a ti”, canta con dolor y prosperidad. Un pop clásico que se ilumina a cada instante. Que se cubre de melancolía, sin llegar al desgarro total.

Sus canciones (“Dinamita Show”, por ejemplo) en la Reina Morsa ya gozaban de gran salud. Un encanto particular de lograr melodías pegajosas, vestirlas con traje sónico y hacerlas parecer tímidas e inocentes. Ese talento recorre las 4 canciones de Atemporal, este primer gran paso de “Vicky” en solitario. El epé fue producido por ella, junto a la colaboración de Ismael Palmas y Hernán Godas en el estudio PAR y masterizado por el ex músico de Frankelet, Francisco Holzmann.

Es Atemporal entonces, una de las brillantes publicaciones (bajo etiqueta Sudamerican Records), de la temporada. Un trabajo que abre la opción de un gran primer álbum para 2016 y el saber que Cordero y compañía le tomaron el pulso a un cancionero pop apasionado y con el que lograron disponer del ánimo de muchos de nosotros.

Deja tu comentario