Mùsica de Color

E-MEN – Random Access Memory Vol 1 y 2

por Carlos Torrejón Comenta

cover Click en la foto para ampliar

 

E-MEN, es de los pocos grupos chilenos, y en estricto rigor él único que se ha mantenido en actividad y creación permanente desde hace 13 años. Surgido de la disolución de los psicodélicos Liebermen Has Jumped, cuyos orígenes se remontan al año 1998. Tiempo después; con su formación original; parten en forma definitiva en 2002 con Daniel Cartes en guitarra y Rod Sáez en voz, teclados, guitarras y bajos, aunando la colaboración en vivo de Cristian Acevedo, Jorge Salinas en batería y Rodrigo Sepúlveda en guitarra.

Quizás, hasta este punto la historia de la agrupación (algo semejante en concepto grupal a lo que inicialmente pretendía hacer Ivo Watts-Russell con This Mortal Coil), es como el inicio de cualquier banda en el mundo. Sin embargo, lo de E-MEN es algo bastante complejo y muy por encima de la media de las agrupaciones nacionales en todo sentido. Primero, su sonido está claramente influenciado por las sonoridades del industrial, la dark Wave y el synthpop oscuro alemán de fines de los ’80 y comienzos de los ’90, y de grupos como por ejemplo, Throbbing Gristle, Clan of Ximox, los ingleses Killing Joke, y Christian Death. Lo que unido a su forma compositiva, uso de recursos musicales y estilísticos te hagan escuchar un grupo atemporal y profesional a toda prueba.

Su declaración de intenciones recorre cada una de sus obras, comenzando por la opción de componer toda su lírica en inglés, pasando por el arte del disco. Todo pensado de forma clara y contundente. No hay detalle que se escape a los creadores fundamentales del concepto E-MEN, Rodrigo Sáez y Daniel Cartes. Si a eso sumas que ésta es una obra consistente en un disco doble, queda claro que el conglomerado sabe lo que hace y lo hace bien. No cualquiera logra en 20 tracks con duración de más de hora y media, salir airoso.

E-MEN juega con colores propios. Son capaces de dar a cada composición intensas y logradas atmósferas; un uso magistral de loops, sintetizador, guitarras y voces. Podemos hablar de lo oscuro, sombrío y bello de la obra, una gran mixtura sonora. Cada tema es un concepto en sí.

Sólo para destacar algunas piezas, se puede mencionar a: ‘Pejesapo’ que abre el set list; la magnífica versión de ‘Enjoy de Silence’, la fantasmagórica y litúrgica ‘Aria’. Destacan también‘Anywhere out of Here’ junto a los 3:52 minutos de ‘Purity’, con su electrodark puro y brutal. ’Lovers’, con samples de la voz de Leonard Cohen, un verdadero acierto en que se mezcla el spoken Word y el Industrial y el noise más purista.

E-MEN, en Random Access Memory, realiza un acercamiento aleatorio a la música del grupo, compilando canciones entre los períodos de 1998 a 2014. A pesar de ser aleatorio, y que cada canción fue grabada con equipamientos de dispar calidad técnica, logran dar un sello y continuidad en ambos discos. E-MEN, significa años de creación incombustible, de pasión por la música y de convertir sueños en grandes composiciones.

Deja tu comentario