Mùsica de Color

Mutrone – Huala

por Carlos Torrejón Comenta

Mutrone-Huala MUSICADECOLOR Click en la foto para ampliar

 

MUTRONE, viene haciendo su coctel de disonancias, experimentación, noise y psicodelia casi 10 años. Década en que lleva editado y autoproducidos 7 placas. Siendo Huala la octava creación del cuarteto nacional.

A lo largo de su carrera, ha contado siempre con buena recepción tanto de parte de público, como de la prensa y medios escritos. Es que MUTRONE, es un combo consolidado desde hace un buen tiempo, sus creaciones son sólidas, consistentes, sin nada que sobre o falte. Si un tema debe durar 2 minutos, en ese tiempo desarrollan una sinuosa carretera sonora. Pasan de forma cómoda desde extensos pasajes instrumentales a poderosas y brutales melodías. Lo anterior le confiere a la agrupación atributos que los destacan sobre bandas que se emparentan en sonido; sin ir más lejos,  sorprende con sus cambios de ritmo sobre la marcha, y mezcla de género.

Huala, contiene en sus 8 track volatilidad, pasajes nebulosos, fuertes golpes sónicos y cortos trances de acelerado fluir. Un papel primordial es el que juegan la base rítmica –bajo, batería- junto a los detalles y arreglos en guitarras. El uso de sintetizadores, y samples, les da mayor posibilidad de registro y campo donde jugar. Junto con toques de frescura. A momentos dichos pasajes recuerdan los sonidos industriales y oscuros de Einstürzende Neubauten, o a los largos pasajes instrumentales y programación de los inicios de Congelador, como en “Camposanto”, “El Tito Quemado” y “Superunda”, tripleta que cierra el disco, o en introductorio “Huala” que inicia y da nombre a la placa. Y en los más acelerados, como la potente y postrockera “Tinguiririca Juan Dolor”, “Lit” y “Jc” a Innombrables, Enmascarados de Monterey o Fosfeno, pero siempre se guardan un as bajo la manga, convirtiendo estas semejanzas en breves paseos para entrar de lleno en la esencia del sonido que caracteriza al grupo, guitarras distorsionadas sólo lo necesario, sin excesos, y ritmos –que al menos en este disco- los acerca al sonido del RockAction y Raven Tapes de Mogwai o al Lapsed de Bardo Pond.

Es que a diferencia de su anterior trabajo – Litost 2012-, cuya base eran atmósferas, noise, cadencia y cortos movimientos de música incidental. En Huala, Sanchez, Mackenzie, Lopez y Palma, se vuelcan en desarrollar pasajes geométricos con melodías propiamente tal, manteniendo siempre el noise como elemento en sus composiciones, hay momentos en que predominan las melodías estructuradas, dejando de lado el caos y la vertiente más ruidista del grupo.

MUTRONE, las canta claritas, llegaron para quedarse, y no dejar de sonar como un potente y necesario ruido blanco en nuestros oídos, haciéndose parte importante no sólo del género que cultivan, sino de la banda sonora que nos acompañará por un buen rato en este verano que recién comienza.

Deja tu comentario