Mùsica de Color

Playa Gótica – Amigurumi

por Tomás Orellana Comenta

ami Click en la foto para ampliar

 

Fue una espera larga. El “pop liviano pero violento” del cuarteto chileno Playa Gótica, estuvo recorriendo diversos rincones de la capital durante casi dos años. Generó  un feedback instantáneo y agilizó el boca a boca, gracias a la prolijidad en la forma de combinar estilos, el despliegue de energía frenética en sus tocatas y al carisma particular de su vocalista, Fanny Leona. Dicha temporada inicial de shows estuvieron acompañados por 4 singles “Reptil no gentil”, “Fuego”, “Extraños Visitantes” y recientemente, “Aburrida en la tienda (Pigman)”, temas que completaron el trayecto previo a la salida de su esperado debut llamado, Amigurumi, trabajo lanzado vía Umami Discos, y producido por Milton Mahan (Dënver, Maifersoni) en conjunto con la misma banda.

Tratándose de una banda cuya intensidad dispara hacia arriba, la alarma del tedio de ser un disco muy largo, puede asomarse con timidez al ver la cantidad de canciones (17), teniendo en cuenta el material acumulado durante todo este tiempo. En la práctica son 13 canciones y 4 interludios, que no se acercan ni remotamente al exceso o a la saturación. Todo lo contrario, en este primer larga duración, el nivel de energía es permanente. Un pálpito que ya se sentía fuerte en sus shows, y que está muy bien condensado en todos sus tracks.

Las vertientes musicales son variadas, y se nota.  Amigurumi, viaja por diferentes atmósferas, incluso dentro de una misma canción, y su cualidad se acentúa en su rica versatilidad sonora. La combinación de fulminante ruido y suavidad pop, algo muy logrado por la combinación de las guitarras (que contienen muchísima información) de Carlos Fariña con la voz de Fanny Leona, quien puede pasar de la ternura (“Cosita”) a una gravedad sombría (“Darkbalada”), lo convierten en un trabajo que no está atado a ningún rótulo específico. Más bien, remite simplemente a un sonido de carácter nocturno y urbano, y lo importante es que esto no se trata de referencias (algunas más o menos visibles), sino de sensaciones.

“La Pasajera”, el cariñoso homenaje a Culture Club en “Boy George”, “Bikini” o “Vacaciones”, son sólo algunos de los buenos sorbos de un pop efervescente, barnizado por la oscuridad y pista de baile. Lo que lo hace un debut a la altura de lo que esperaban muchos quienes ya estaban interiorizados con el grupo, y una sorpresa que se puede tornar adictiva para quien sólo prestaba atención. Muy acorde para escuchar en constante movimiento, y para “perderse entre cordillera y ciudad”.

Si no has escuchado, Amigurumi, disfrútalo, a continuación.

Deja tu comentario