Mùsica de Color

Telebit – Doce Vientos

por Carlos Torrejón Comenta

cover Click en la foto para ampliar

 

Telebit, es una propuesta fresca, actual y novedosa. El grupo proveniente de Bogota, Colombia, ha realizado una carrera vertiginosa, que inclusive ha superado sus propias expectativas. El cuarteto formado por Daniel Acosta, Czas Bass, David Sarmiento y Felipe Rondóu, irrumpió el 2013 con su debut, Primera Dimensión, donde el electro rock, las guitarras a lo Muse –no por nada los británicos los eligieron como banda soporte en su visita a Bogota-, y las composiciones los emparentaban con los mejicanos de Zóe. Lograron un éxito inmediato con singles como “Caer” y “Androides”. Lo anterior junto al arduo trabajo y los objetivos que el grupo se impuso, al darse cuenta de que un próximo disco necesitaba nuevas ideas, los puso de cabeza a trabajar nuevas composiciones y agregar nuevas sonoridades a sus composiciones.

Fue una difícil tarea, pues en estos 3 últimos años, han realizado un largo recorrido promocional en vivo, conformado por festivales del viejo mundo y otros tantos conciertos gringos, como el Primavera Sound, El SXSW, además de Rock al Parque y la versión chilena de Lollapalooza 2016, ocasión en donde pudimos disfrutar de sus composiciones en el Lotus Stage (Teatro La Cúpula). Ahora el combo nos presenta su segundo disco Doce Vientos, donde el objetivo, ese de lograr nuevos sonidos y alejarse de sus influencias, sin dejar su esencia indie, es logrado de manera sustancial. Con doce cortes los colombianos, logran, no obstante lo ecléctica de sus composiciones, una idea central, dándole sentido y forma.

Abren con “Llévame Ritual”, track en donde los teclados, que estaban presentes en su primer disco, se combinan con ritmos indígenas, métrica de rítmica latina. Lo que se repite en “Sombras” y “Chia”, que son las más representativas de esta nueva faceta de la agrupación. Sigue estando la oscuridad de sus primeras composiciones, pero ahora no es Zóe quien nos viene a la mente sino Caifanes, principalmente por los coros, en donde la voz de Acosta suena impecable. “Despertar”, el segundo corte, resuena a indie rock bien veloz, siendo uno de los puntos altos. Sin embargo “Somos Coyotes”, está ubicado en el lugar perfecto; pues ya escuchada las primeras tres canciones, te das cuenta, que lo que sigue, merece mucho más que una escucha. Al empezar a sonar la festiva, “Amuletos”, muestra otra faceta más de de la banda; teclados, percusiones y batería logran el marco perfecto para las letras contemplativas del vocalista.

Con todo el pulso electro pop, el disco continúa con “Meridiano”, una canción que los emparenta con el trabajo de los españoles Dorian y Aviador Dro . Dos puntos altos del disco en lírica y trabajo vocal son las magníficas “Entre Piedras y “Carbón”, que empieza con un suave y acertado trabajo de cuerdas en clave folclórica, con la colaboración de Andrea Echeverri de Aterciopelados, un tema muy emocionante, Y la bellamente minimalista “Naufrago”, un tema en medios tiempos, en que la colaboración de Pedrina del duo Pedrina y Rio, hace de este tema una hermosa cápsula pop.

El disco llega a su fin con el tema que le da su nombre, “Doce Vientos”, donde el cuarteto hace gala de todo su potencial, mezclando bases electrónicas y rock; su sello característico. Este segundo trabajo, es una obra muy bien realizada y destaca sobre la media, definiendo con claridad su identidad musical, una identidad propia y clara en cuanto a intenciones. La mística se logró, las guitarras siguen ahí. De la mano de Julian Salazar a cargo de la guitarra de Bomba Estéreo y de los sintetizadores en el dúo Mitú, el cuarteto nos muestra lo que son y lo que pueden llegar a ser.

Deja tu comentario